Compras

EN LEÓN SE FABRICA CALZADO DESDE 1645

Los primeros talleres de los que se tiene constancia se asentaron en la ciudad en 1645 y sembraron la semilla de una próspera industria que siglos más tarde convirtió a la ciudad en la capital mundial del calzado. Como recogen las crónicas de la época, aquellos primeros artesanos “trabajaban mucho y sacaban muy poco”. Pero todo cambió con la llegada del ferrocarril.

 

Con el tren llegó también la maquinaria necesaria para aligerar la carga de trabajo de los artesanos y se multiplicó la capacidad de producción. Además, se abrió una nueva vía de negocio impensable hasta ese momento: la exportación del calzado leonés al vecino del norte. Y fue Texas el primer estado de la entonces Unión Americana en abrir el puente del comercio exterior. En poco tiempo, el exponencial aumento del negocio propició la llegada de otra industria que se afianzó rápidamente en el Bajío: la curtiduría. La piel se convirtió en la principal fuente de empleo de la población nativa y atrajo a la ciudad a un buen número de emprendedores foráneos.  El ‘boom’ del calzado estaba en pleno apogeo y León empezó a destacar por la calidad de sus pieles. Como cuentan las crónicas, “casi cada casa era una pica”.

 

A pesar del imparable crecimiento de la industria de la piel y el calzado, tuvieron que pasar más de dos siglos hasta la creación de la primera fábrica. ‘La Nueva Industria’ era el nombre de la empresa de don Eugenio Zamarripa que empezó a operar en León en 1872 y marcó el salto cualitativo del sector en la ciudad.  Para el año 1900, el 17% de la población activa laboraba en la industria del cuero, a pesar del éxodo poblacional originado por la devastadora inundación de 1888. Pero la producción en serie, tal y como hoy la conocemos, llegó a León en 1905.

 

Desde entonces, el trabajo constante de los leoneses hizo que los numerosos talleres familiares se convirtieran en ejemplares empresas hasta convertir a la ciudad en ‘La capital mundial de la piel y el calzado’. Actualmente, el zapato leonés y su curtiduría son una referencia internacional por su calidad, comodidad y buen gusto.  El sello del calzado ‘made in León’ camina por las principales boutiques del planeta y sus ferias, outlets y plazas dedicadas a la piel atraen a la ciudad a decenas de miles de visitantes cada año. Un fenómeno que ayudó a impulsar también el turismo y que ha convertido a la ciudad en el cuarto destino más importante de la república mexicana en el pujante y competido segmento del turismo de negocios.

 

Compartir:

+
Deportes y aventura
SIGHTRUNNING
+
Entretenimiento
HISTORIA DE LA FERIA ESTATAL DE LEÓN
+
Entretenimiento
EL PRIMER GLOBO MEXICANO SE HIZO EN GUANAJUATO
+
Atractivos Culturales
LEÓN, CUARTO LUGAR EN TURISMO DE REUNIONES